GangStalking

ACOSO GRUPAL = CRIMEN ORGANIZADO
El acoso grupal, que con frecuencia va acompañado del acoso electrónico o tortura electrónica, se utiliza para causar la muerte física o mental de la persona elegida como objetivo. La víctima es inducida a la locura y termina suicidándose, o bien termina ingresada en el psiquiátrico, o bien comete un crimen (resultado de un montaje). Esto se llama asesinato premeditado, y quienes contribuyen a ello son asesinos. El acoso grupal también se denomina acoso organizado, pero es mejor llamarlo asesinato organizado.
Artículo relacionado: Los servicios secretos temen que la verdad sea revelada (17). Los acosadores y los asadores de personas son asesinos, y los crímenes que perpetran se encuentran entre los peores crímenes de la historia.

La siguiente es una lista muy limitada de los procedimientos utilizados en el acoso grupal (también conocido como acoso organizado):

- privación del sueño día tras día, aislamiento social;
- acoso continuo, de modo que la víctima nunca esté sola; falta de privacidad;
- acoso por parte de los vecinos, comportamiento grosero por parte de desconocidos;
- acoso laboral, amistades rotas;
- difamación, propagación de rumores;
- comentarios sobre conversaciones que nadie conoce;
- toques de claxon, empuje de sillas, rebote de pelotas, taconeo;
- recepción de llamadas telefónicas, de correos electrónicos (con sonido o con ventana emergente) y de SMS en momentos precisos;
- excrementos de palomas, graznidos de cuervos, ladridos de perros;
- conexión y desconexión de la calefacción central y del congelador;
- manipulación de los componentes de la calefacción central;
- toses, portazos, grifos que gotean;
- descargas de la cisterna del cuarto de baño del vecino;
- paralización del lector de DVD o de la consola;
- ruidos en el calentador de agua, en el televisor, en el tejado;
- manipulación e interferencias en el televisor y en el receptor de radio;
- gatos negros que se cruzan en el camino;
- activación de la alarma en las tiendas y en los artículos vendidos;
- apertura de otra ventanilla de la tienda mientras que la víctima espera;
- recepción de artículos equivocados o defectuosos;
- bloqueo del tráfico, o tráfico en cada esquina;
- batería descargada o atascos en el tráfico cuando más prisa se tiene;
- accidentes de coche provocados, carreteras vacías;
- coches de policía, ambulancias y coches fúnebres alrededor de la víctima;
- faros deslumbrantes, coches con un solo faro o con las luces traseras encendidas;
- pedradas contra el parabrisas, colillas;
- puertas abiertas en la casa o en el coche, excrementos de pájaros en las ventanas;
- regodeo con el sufrimiento de la víctima, daños en sus pertenencias;
- perforaciones en casa de los vecinos o dondequiera que vaya la víctima;
- vecinos subiendo y bajando las escaleras continuamente;
- ruido de lanzamientos y de sierras en el exterior;
- paso sincronizado de mujeres con cochecitos de niño.

Mucha gente experimenta algunos de estos sucesos una o varias veces. Las víctimas de estos crímenes las experimentan a diario, las 24 horas. Muchos de estos sucesos están sincronizados con los movimientos de la víctima. A menudo también se usan las armas electrónicas para impedir el sueño o para generar ruidos.